La Bruja de Bell

La Bruja Bell comenzó en 1817 en la granja de John Bell en el Condado de Robertson, en Tennessee. Padre, madre, cuatro hijos y una hija vivían en una sencilla casa de dos pisos. Un reducido número de escalvos vivía en edificios exteriores. Dos chicos mayores, ya casados, se habían ido, pero no muy lejos. La familia Bell era considerada moderadamente próspera y hasta donde se sabe eran bien apreciados por los vecinos.

Como sucede en muchos casos de poltergeist, las perturbaciones comenzaron poco a poco. Primero ruidos extraños, golpes y arañazos. Casi al mismo tiempo John Bell informó ver un animal extraño. Parecía un perro, pero no lo era realmente. Tomó su rifle, y le disparó, pero no le dio. 

También había algo parecido a un pavo o alguna otra ave cerca de la casa. Después los ruidos empeoraron y comenzaron manifestaciones más molestas. Primero solo jalaba las colchas de las camas, después, según un recuento escrito años más tarde por Richard Williams Bell, el más joven de la familia, comenzó a “golpear a las personas en la cara, en especial a las que se resistían a la acción de jalar la colcha de la cama y los que llegaban como detectives a exponer el supuesto truco. Los golpes se escuchaban como la palma abierta de una mano pesada, mientras el golpe se sentía agudo, y tampoco se le olvido jalar mi pelo y hacer que Joel (otro hijo) gritara con frecuencia”.  

El objetivo principal de la bruja parecía ser Betsy -Elizabeth Bell- la única niña de la familia. Por ese tiempo alrededor de doce años.

Según el relato principal del fenómeno de la Bruja Bell: “Comenzó a silbar cuando le hablaban, un sonido bajo, quebrado, como si tratara de hablar con un sonido silbante, la voz de la bruja se volvió más fuerte y persistente hasta que podía escucharse chillando por la casa en cualquier hora del día y la noche. 

Desesperados la enfrentaron preguntando ¿qué es ó quién es? La Bruja Bell: “Soy un espíritu de todas partes, el Cielo, el Infierno y la Tierra. Estoy en el aire, en las casas, e cualquier parte y en cualquier momento. He sido creado millones de años. Eso es todo lo que les diré”. Otra ocasión volvió a emitir este mensaje: “Soy el espíritu de una persona que fue enterrada en el bosque muy cerca de aquí; la sepultura ha sido abierta y mis restos esparcidos, uno de mis dientes se perdió debajo de la casa. Busco ese diente”.

Una oración más de la bruja Bell fue: “Soy un espíritu de un inmigrante que trajo mucho dinero y enterró su tesoro para guardarlo hasta que lo necesitara. Morí sin sacarlo y sin revelar el secreto y he regresado en espíritu con el propósito de dar a conocer el lugar. Quiero que Betsy Bell tenga el dinero”.

Uno de los testimonios del espíritu que le dio un giro rotundo es que aseveró: “Soy ni más ni menos que la vieja Katte Bats, bruja”. Katte Batts era una mujer de la localidad con voz y temperamento fuertes; y un cierto resentimiento contra John Bell. En la mañana del 19 de diciembre de 1820 John Bell cae en coma, al parecer fue envenenado y murió. Al poco tiempo la bruja Bell quito atención en la familia y fue desapareciendo en una forma de humo negro diciendo: “Me voy y estaré ausente por siete años” Se dice que regreso aunque brevemente puesto la gran familia Bell ya había partido en diferentes lugares… 

Dentro del fenómeno de poltergeist y espíritus arraigados en espacio y tiempo son vinculados por personas que suelen tener contacto con ellos haciendo que la misma entidad pierda interés en manifestarse con otros habitantes del lugar. El concepto de bruja es por qué en el testimonial se creía de personas que hacían hechizos para dañar a los demás, muchos de estos percibidos erróneamente y llevando a mucha gente inocente a la muerte.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
WordPress Image Lightbox
TOP