SARAH HELLEN LA MUJER VAMPIRO

En junio de 1993, una noticia atemorizó a los pobladores de Pisco en Perú. Una supuesta mujer vampiro resucitaría para cobrar venganza contra el mundo. Esta es la historia de uno de los casos más populares de los últimos tiempos.

Todo Pisco y el mundo esperaba que se cumpla la profecía de Sarah Hellen aquel 9 de junio de 1993. Periodistas de todas partes, chamanes y curiosos se asomaron al lugar donde estaba enterrada. La leyenda cuenta que era la esposa de Drácula y que en la fecha indicada resucitaría para cobrar venganza. Todo este pánico se desató porque en un programa de Cristina Saralegui, se presentó un especialista en vampiros quien contó que en un cementerio de Pisco se encontraba enterrada una de las mujeres del Conde Drácula. En el puerto peruano, la gente tenía miedo y tomaba sus precauciones. El pánico se apoderó de todos.

¿Cómo llegó Sara Hellen al Perú y cómo se convirtió en una de las mujeres más visitadas del cementerio de Pisco?

La historia de Hellen comenzó en Blackburn, Inglaterra. Estaba casada con el ciudadano con Jhon Roberts, y en las calles, los pobladores empezaron a acusarla diciendo que ella se dedicaba al ocultismo y la brujería. Pronto, esa sociedad conservadora sociedad inglesa la acusó de hechicera.

La historia se tornaría más aterradora. Su leyenda asegura que en un viaje a Transilvania, Drácula la sedujo y la convirtió en su amante. Al morderla en una de esas noches de pasión la hizo mujer vampiro. Él la visitaba por las noches para poseerla y salir convertidos en murciélagos en las noches. Al amanecer él regresaba a su ataúd y ella regresaba a su casa, al lado de su esposo. Ante estos hechos, las autoridades inglesas la condenaron a muerte, pero como ella era una mujer vampiro la colocaron dentro de un ataúd y antes de cerrar el cajón le clavaron una estaca en el corazón. A los días la desterraron prohibiéndole ser sepultada en Inglaterra.

Jhon Roberts tuvo que llevar el ataúd hasta un lugar desconocido donde nadie conocía la historia de su mujer. Ese lugar fue Pisco.

Aquí empezaría lo que más aterrorizaría a todos: antes de morir, Hellen maldijo a sus ejecutores y juró retornar de su muerte 80 años después para vengarse de todos. Esa profecía se cumpliría el 9 de junio de 1993.

Los creyentes de que se cumpliría la profecía, llegaron al cementerio de Pisco armados de crucifijos y estacas para rematarla. La televisión transmitió en vivo el acontecimiento esperando la resurrección de Sarah Hellen. Esa noche nada pasó. La vida en Pisco continúo igual.

En la Municipalidad de Pisco se encuentra la partida de defunción de Sarah Hellen la cual asegura que, efectivamente, ella falleció el 9 de junio de 1913. Sin embargo, también se encuentra la partida de nacimiento del hijo de Hellen quien nació el 3 de junio de 1913. Estos documentos respaldarían la historia de que la mujer falleció realmente en Pisco y a causa de un paro cardíaco.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
TOP